miércoles, 19 de diciembre de 2007

Dr. José María Rius Chornet, mi padre.


In Memoriam
Valencia, 18 de junio de 1938 – Barcelona, 13 de abril de 2006




Antes de existir los blogs, me gustaba escribir mis vivencias en papel. Empecé a hacerlo a los diez años, y desde entonces he llenado varios cuadernos. Releer esas páginas al cabo del tiempo, me produce una sensación muy especial.

El lunes 24 de febrero de 2003, iniciaba una nueva libreta-diario con el siguiente relato:
Hoy he visto lo mucho que me quiere mi padre y la alegría que le produce verme cuando no lo espera. He ido al hospital porque tenía una congestión nasal de campeonato y él no se acordaba que habíamos quedado allí. Ha ido a hacer unas gestiones antes de ir a trabajar y yo- tras enterarme de eso por sus ayudantes-, he salido a la calle a ver si le veía llegar y le daba una sorpresa. Aunque no le he visto con claridad, he reconocido de inmediato su figura bonachona, sus andares decididos, y me ha hecho mucha gracia darme cuenta que mueve la cartera en una actitud muy positiva. Cuando por fin me ha visto él a mí, se le ha iluminado la cara, hasta entonces muy seria, y su sonrisa, era de felicidad.
Ha sido algo muy bonito presenciar ese cambio de expresión tan radical; y yo también me he sentido muy feliz. Me gustaría verlo siempre así de contento porque le quiero muchísimo y porque se lo merece: es una persona amable, cariñosa e inteligente.


¡Qué poco imaginaba yo que iba a acabar ese mismo cuaderno de páginas anaranjadas relatando su funeral!


Mi padre era un hombre excepcional y para mí, ha sido una figura muy importante. Me enseñó a disfrutar de la vida, a afrontar los peores momentos con actitud positiva y valiente, a trabajar duro y con calidad, a valorar la buena música, la buena comida y la conversación de las personas interesantes. En definitiva, a aprovechar cada segundo para extraer su mejor esencia.

Dicen sus amigos que siempre estaba dispuesto a ayudar, aunque no se le pidiera y que se alegraba de la buena suerte y de la alegría de los demás de forma sincera, sin un ápice de envidia. Yo creía que eso era sólo con los suyos, pero parece que no.
Por todo eso y por mucho más, voy a dedicarle una parte importante de mi nuevo cuaderno, esta vez de bitácora.
Si lo conociste y quieres colaborar en este pequeño homenaje, te doy algunas pistas de lo que me puedes contar:

  • Quién eres. Cómo y cuándo le conociste.
  • Cómo le describirías: a nivel humano y a nivel profesional (si lo conociste en este ámbito).
  • Dime si impactó de manera diferente en tu vida. Y si quieres, cuéntame por qué. ¿Te aportó algo especial?
  • Me gustaría saber qué es lo que más recuerdas de él.
  • Si tienes alguna foto que te gustaría compartir, será muy bienvenida.Y por favor, invita a participar con sus recuerdos a todas las personas que lo conocieron.
Te lo agradezco mucho por anticipado. Puedes escribirme a myriam.rius (arroba) gmail.com

No hay comentarios: