martes, 18 de diciembre de 2007

José Maria Rius Chornet "In Memoriam"

A continuación transcribo el artículo publicado en la Revista "Intervencionsimo", Vol. 6.2, Abril-junio 2006. Su autor es el Dr. Julian Hilario González, Jefe de la Unidad de Radiología Vascular e Intervencionista del Hospital Universitario Miguel Servet en Zaragoza, España. También es el secretario de SERVEI (Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista).

Es acertado incluir en una publicación de Radiología Vascular e Intervencionista unas consideraciones sencillas de homenaje y recuerdo; sencillas en este caso por quién las escribe, de quién fuera figura señera y referencia de la Radiología Vascular e Intervencionista, el Dr. D. José María Rius Chornet, gran amigo y maestro de muchos médicos.

Tras casi cuatro semanas de lucha en la UCI de su Hospital, el Valle de Hebrón, fallecía en Barcelona el pasado 13 de abril de 2006, Jueves Santo, el Dr. Rius, el radiólogo vascular más importante y conocido de España. Hoy muchos le echamos en falta, y sin duda, hoy estaría como siempre informándose con alguna publicación científica de lo que se realiza en la especialidad, como cuando nos reuníamos para hablar de Radiología Vascular en cualquier lugar del mundo. Su pasión.

José María nació en Valencia en 1938 y en Junio de 2006 hubiera cumplido 68 años. Tras estudiar medicina en su ciudad natal, su inquietud, de la que hizo gala toda su vida, le llevó nada menos que al Hospital Ait-Idir de Argel, donde comenzó a practicar la Radiología Vascular de entonces junto al Dr. Djalali Rahmuni, también un adelantado y magnífico radiólogo, fallecido hace pocos años. Posteriormente completó su formación con el prestigioso doctor Claude Hernández, cuando dirigía el Servicio de Radiología del Hospital de la Croix Rouge de París.

Terminada su formación, se traslada a Barcelona dónde, en poco tiempo, en el Departamento que dirige el Dr. Luis Salvador llega a ser jefe del único servicio de Radiología Vascular de España Aquí realizó toda su fecunda obra asistencial y científica, rodeado de un magnífico equipo de radiólogos vasculares, al mismo tiempo que creaba una verdadera escuela de Radiología Vascular, a la que me honra pertenecer, hasta el momento de su jubilación, verdaderamente forzada, a los 65 años. Hombre -como todos- de claro-oscuros, los que nos beneficiamos de sus enseñanzas y de su amistad, le recordamos como lo que en definitiva era : una persona generosa y entrañable con sus amigos. Y estos rasgos, que a mi entender le definieron, son los que me gustaría destacar en su recuerdo. Fue un hombre generoso. Fue un médico comprometido con la Radiología Vascular e Intervencionista. Fue un Maestro con insaciable curiosidad científica.

Generoso, porque todo lo que sabía, y era mucho, lo compartió. Fue capaz de crear una verdadera escuela de Radiología Vascular donde rotamos y aprendimos muchos discípulos hoy en diversos Hospitales del país. El primero, y uno de los más queridos por él (en su entierro en una bella carta dirigida a su amigo nos recordaba con qué orgullo le presentaba como su primer discípulo), el Dr. Luis Almenar. Posteriormente el Dr. Leopoldo Martín-Alburquerque, el Dr. Javier Montañá, el Dr. Juan Torres, el Dr. Manuel Maynar, el Dr. Ginés Madrid, el Dr. Carlos Alexander (con el que coincidí en su aprendizaje de técnicas vasculares ante su traslado a Madrid), los dos Dres. Álvarez, Javier y Agustín, el Dr. Luis Ros, que permaneció como médico adjunto de su servicio 4 años, y por no hacer esta lista interminable el Dr. Antoni Segarra, que dirige actualmente el equipo médico del Hospital Valle de Hebrón , y el que esto escribe. Al lado de nosotros, muchos otros. El Dr. Rafael Leal uno de ellos, incluso de distintos países, que realizaron estancias limitadas en el servicio del Dr. Rius, como se le conocía en todos los ambientes médicos, señal inequívoca de su impronta personal. Una verdadera escuela de Radiólogos Vasculares, a los que generosamente nos enseñó todo lo que sabía.

Y cuántos médicos de Aragón nos formamos con él: Maynar, Madrid, Hilario, Ros, Guelbenzu. Todo fruto de su gran amistad y respeto mutuo con el Profesor Fernando Solsona, que le confió la enseñanza en Radiología Vascular de los residentes del servicio de Radiología de la “Casa Grande” como se conoce en Zaragoza al Hospital Universitario Miguel Servet. Motivo por el que rotábamos, muchos un año entero, por su servicio.


¡Qué recuerdos, los de aquellos “sábados vasculares”!, a los que acudíamos con nuestros mejores casos para exponerlos ante todos reclamando a veces un diagnóstico y una solución al problema médico. Y siempre, él estaba allí intentando ayudar. Ya no era nuestro maestro: era nuestro colega. Porque colega, del latín colégere, define a aquellos que leen juntos. Y eso hacía José María Rius: leer con nosotros las radiografías que se presentaban. Y esto es lo que muchos hemos perdido, al maestro y al colega.

También fue un médico muy comprometido con la Radiología Vascular e Intervencionista, y con un fino olfato de futuro, porque sin duda, fue el primero de todos, como correspondía, de intuir el gran salto que la Radiología vascular iba a realizar con las Técnicas Intervencionistas, lo que es hoy este desbordante presente. Tanta visión tuvo, que fue el que organizó aquella famosa Reunión , en 1982, otra vez en su servicio del Valle de Hebrón, donde entre unos cuantos compañeros creamos las bases y estatutos de la actual SERVEI, Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista, imitada la iniciativa posteriormente por otros , y en otros países .

Defendió la Radiología Vascular Intervencionista allí donde hizo falta. Con firmeza y tenacidad. Frente a radiólogos que no entendían la gran fuerza y el gran campo que abría el intervencionismo guiado por la imagen a la Radiología. Frente a médicos de otras especialidades, que nos veían y nos siguen viendo como competidores -cuando no intrusos-, en vez de colaboradores, en lo que es nuestro oficio: tratar la enfermedad con la menor yatrogenia posible ayudados del arma de la que somos especialistas, la imagen. Y frente a la propia administración de los hospitales, intentando demostrar la rentabilidad que para la sociedad tiene el contar con un grupo de radiólogos vasculares intervencionistas que con sus actuaciones terapéuticas logran disminuir estancias hospitalarias y uso de recursos.

Qué gran defensor, desde la SERVEI, fue del ACE (Área de Conocimiento Específico) en Radiología Vascular Intervencionista, puerta hoy ya abierta con la actual Legislación Sanitaria en nuestro país, España. Tanto, que al final de su vida médica, aún quería más. Pensaba en que existieran Servicios que englobaran todas las Técnicas Intervencionistas guiadas por Imagen, en un trabajo conjunto de la Radiología. ¿Tal vez su último mensaje?

Y un médico con una incansable curiosidad científica. Múltiples ponencias y comunicaciones a Congresos y Reuniones Científicas, avalan su buen hacer. Organizó personalmente congresos, reuniones, symposiums, recordando, por modélico, el encargo que recibió y cumplió de Presidir el CIRSE 1992, por primera vez en España, en Sitges, concretamente. La más prestigiosa Reunión Científica Europea, y ya mundial, de nuestra especialidad vascular intervencionista. Cuántas mesas redondas y debates ha moderado y presidido fruto todo ello de su reconocimiento científico supra-nacional. Congreso Europeo, por cierto felizmente continuado con un segundo esta vez en Barcelona, presidido como no podía ser de otra forma por el Dr. Maynar, uno de sus más brillantes discípulos y por el Dr. Bilbao, admirado y apreciado por el Dr. Rius.

José María Rius Chornet, ha sido un médico brillante, un médico generoso, y un médico científico. Escribiendo estas líneas en Zaragoza, quiero terminar este modesto recuerdo empleando una feliz frase de su buen amigo, el Profesor Fernando Solsona: fue un médico con rasmia. Palabra aragonesa, difícil de definir. Rasmia quiere decir robusted, empuje, decisión, acometividad, energía, firmeza y tesón. Cuántas cosas en una sola palabra. Pues no les quepa ninguna duda. Así al menos lo pensamos aquí. El Dr. Rius fue un médico con rasmia. Merecedor de este sentido recuerdo por mi parte, y sin duda de mejores y más importantes Homenajes.

¡Que Dios le haya premiado lo que tanto nos dio en vida!

Dr. Julián Hilario González
Jefe Unidad Radiología Vascular e Intervencionista
Hospital Universitario Miguel Servet.
Zaragoza. España.
Secretario SERVEI

No hay comentarios: