martes, 18 de diciembre de 2007

A mi hermano

por Vicente Rius Chornet - 21 de julio de 2008
Foto: Navidad 1983







Escribir sobre las personas se me hace incómodo. En mi opinión, a las personas hay que sentirlas, hay que amarlas. Hablar de las personas –si no es amándolas- envilece. En cambio, si es amándolas… Aunque yo no soy un poeta, y por eso, sólo sé contar vivencias.

La vivencia más importante que tuve con mi hermano, la que mejor recuerdo, es que nos amábamos. Lo que quiero decir es que cada uno aceptaba al otro como era y le ayudaba en todo lo que podía.
Nos gustaba intercambiar conocimientos y debatir sobre las ideas que considerábamos más transcendentes. También disfrutábamos enormemente compartiendo aquello que nos hacía saborear la vida con mayor intensidad; entre otras muchas cosas la música clásica o la buena comida. Teníamos mucho en común, pero también muchos pensamientos contrapuestos; y esto era especialmente enriquecedor para nosotros porque convertía en una experiencia apasionante el hablar con el otro. Lo hacíamos sin atropellarnos, ya que lo más importante era escuchar el punto de vista contrario para intentar comprender sus razones.

Mi hermano fue un niño vital: inquieto, travieso y muy inteligente. Terminada la infancia, durante la adolescencia existió entre nosotros una cierta rivalidad que él -como hermano mayor- cerró en primer lugar. Así comenzó nuestra fraternidad en el sentido más estricto, y a partir de entonces nada hay más relevante, que nuestro mutuo cariño. Él siempre iba delante de mi, no pude superarlo nunca… ¡claro él tenía dos años mas que yo! (perdón por la ironía), era mas ágil mentalmente, y yo (me disculpo de nuevo por hablar de mi otra vez) soy mas cabezón y mas lento.
Tenía que escribir sobre él y lo estoy haciendo de nosotros, pero es que no puedo evitarlo. Un panegírico me sabe a poco y lo único que me parece importante de su vida, más que el haber sido un destacado profesional -que lo era- es que quiso ser y fue una persona generosa, conmigo y con todos los que tuvo cerca. Creo que José Maria fue un hombre bueno: comprendió a los demás, ayudando a los sanos, y sobre todo, ayudando a los enfermos. A todos, les trato con cariño y generosidad. ¡Que hay mejor que se pueda decir de una persona!

Fue lo mejor que pudo ser.


Vicente Rius Chornet es Licenciado en Ciencias Físicas. Fue profesor de diversas asignaturas en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales de la Universidad Politécnica de Madrid, antes de terminar su carrera profesional con una etapa de 25 años como Jefe de Protección Radiológica de una central nuclear española. Me admira especialmente del hermano menor de mi padre la elegancia con la que ha sabido afrontar las numerosas dificultades que le planteado la vida. Y le agradezco mucho que haya aceptado participar en este blog.

No hay comentarios: