miércoles, 15 de julio de 2009

¿Cool?

¿Qué es ser "cool"? Daniel Córdoba lo explicaba en The Brandery.

La semana pasada se celebraba en Barcelona la primera edición de The Brandery, una feria de moda urbana que impulsaba el ayuntamiento de la ciduad tras la marcha del "Bread & Butter". Tuve ocasión de visitar este certamen, justamente el último día de su celebración, el 9 de julio. Un día extraño porque llovía a cántaros (tras varias semanas de sol y calor) y porque pasaba por Montjuic el Tour de Francia...

¿Mi opinión sobre The Brandery? Una estética muy cuidada (sobre todo a nivel de interiorismo), una selección de marcas de moda muy interesante, una organización del espacio muy atractiva, pero un programa de comunicación y una promoción insuficientes. Es una pena que en un evento organizado con tan buen gusto y acierto, hubiera tan poco público (a pesar de los más de 9.700 visitantes que la organización dice haber registrado). La cobertura mediática, tampoco ha sido para tirar cohetes...

La razón por la que elegí ese día para visitar The Brandery fue porque era la fecha prevista para la conferencia de Daniel Córdoba, que bajo el título "De la tendencia al producto: el fenómeno cool" se celebraba en el pabellón Mies van der Rohe. Por cierto, un sitio muy cool.

Cool. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez el preciso significado de esta palabra? Pues Daniel Córdoba lo explicó de forma muy fácil de entender. Según este mediático coolhunter para que algo sea "cool" debe cumplir cinco características fundamentales:
  1. Originalidad
  2. Apropiación (es la forma "cool" de decir "copia")
  3. Accesibilidad
  4. Relevancia
  5. Cobertura

Es decir, Daniel Córdoba dice que algo se considera cool si es o proyecta una ilusión de originalidad, tiene una cierta cobertura y es lo suficientemente accesible y relevante como para que alguien se quiera apropiar de ello (copiarlo, vamos).

El coolhunter (o "cazador de tendencias") es la figura que detectaría "eso" que puede convertirse en una tendencia de mercado, o lo que es lo mismo, algo que "venderá mucho". Y su principal herramienta de análisis es la observación, ya sea en la calle o a través de Internet. Y en este sentido, Daniel apuntó que la red es un canal que se revela cada vez más importante, no sólo para la creación sino también para la rápida difusión de las tendencias. Especialmente las redes sociales y la blogosfera.

Ante la creencia generalizada de que los coolhunters son frívolos y superficiales, Daniel Córdoba afirma que detectar las tendencias es algo mucho más profundo de lo que parece. Porque las tendencias -las modas- son las dinámicas del movimiento cíclico que se produce en los mercados. ¿Algo superficial? Pues un buen coolhunter debe tener en cuenta al redactar su informe temas como la historia, la filosofía, la antropología, la etnografía, la semiótica, la semiología, el branding, el marketing, la sociología, la estética... No. Definitivamente, no parece tan fácil... ni tan superficial...

La verdad es que las empresas (ya sean grandes o pequeñas) están recurriendo cada vez con mayor asiduidad a los servicios que ofrecen los coolhunters, desarrollando sus estrategias de producto y de mercado en consecuencia. Porque el coolhunting no se limita a los ámbitos de la moda, también se analizan otros sectores -tal vez menos atractivos- pero que tienen gran repercusión en los productos de consumo.

Si... Ahora, me siento más cool....

1 comentario:

Anónimo dijo...

"cool", lo que se dice "cool", es poder abrazar la naturaleza y a los sabios por su edad, ser poeta sin saber escribir poesía.

This is really cool, but it's out of the market!, it's out of question.