martes, 15 de junio de 2010

Redes sociales y perfil digital I: Facebook

(Viene de " ¿Buscas trabajo? ¿Sólo quieres visibilidad profesiona? Internet te puede ayudar... ¡Y mucho! " )


La principal utilidad que aportan las redes sociales al perfil digital, es que permiten crear un espacio propio donde contar todo aquello que un currículum no puede reflejar. Además, el principal buscador del planeta –Google- valora mucho a las redes sociales y nuestros perfiles en éstas aparecen en las primeras posiciones de los resultados al realizar búsquedas simples (es decir, mi nombre y apellido).






Haz clic sobre la imagen si quieres verla con más detalle.

Existen muchas tipologías de redes sociales, pero ahora vamos a centrarnos en dos: las generalistas (abiertas a todo tipo de usuarios y contenidos) y las profesionales (nacidas para facilitar las relaciones profesionales y que dejo para el siguiente post).
Facebook
Es la red social por excelencia. Todas las que están surgiendo a posteriori, intentan parecerse a ella. De camino a alcanzar los 500 millones de usuarios en todo el mundo, cuenta ya con 10,4 millones de usuarios en España y sigue creciendo. Es una red generalista que nació como canal de comunicación entre los alumnos de Harvard.

Otro indicador de su gran relevancia es el número de visitas que ostenta: es el segundo sitio de Internet más visitado del mundo, y hace unos meses, fue una noticia muy comentada que, en Estados Unidos, superó incluso el número de visitas de Google, que ocupaba hasta entonces la primera posición. Actualmente, acapara el 30% del tráfico de Internet. Estos datos son, simplemente, ¡impresionantes! Y sigue creciendo.

Cada vez más, Facebook es una red profesional… ¡aunque no lo creas!
Pero Facebook es también una plataforma en constante proceso de cambio, y en la que actualmente se observa una migración hacia el mundo profesional: no sólo en lo que a promoción personal y profesional se refiere, sino también en cuanto a oportunidades de negocio. Existen muchos ejemplos en este sentido, el primero y más conocido, el de Obama, que utilizó Facebook para interactuar con sus votantes y la red tuvo gran importancia en que ganara las elecciones presidenciales en los Estados Unidos.
Pero también hay ejemplos más cercanos, ya que cada vez más profesionales utilizan esta plataforma como herramienta de visibilidad y posicionamiento profesional. Otro día hablaremos de ellos.
Recomendaciones básicas para completar mi perfil y para participar en la red:1.- Hay que poner foto (de perfil). Y elegirla bien. La foto en un perfil profesional, transmite confianza. La ausencia de foto, genera reticencias. (Recomiendo en este sentido el artículo de Arancha Ruiz publicado en su blog Historias de cracks)
2.-Facebook ofrece la posibilidad de incluir en el perfil una corta descripción de 250 caracteres. Mi particular Elevator Pitch, en donde resumir en pocas palabras lo más importante o relevante de mi currículum. ¡No la desaproveches!
3.- Si tengo sitio web (un blog, por ejemplo), puedo incluir el enlace en mi perfil: no sólo ofrezco más información, sino que incremento las visitas.
4.- El apartado de actividades, intereses y aficiones, es en realidad un espacio en el que incluir “etiquetas” o “palabras clave” que luego van a permitir que mi perfil sea encontrado por las empresas que estén buscando precisamente eso. Así que,… ¡hay que definir esta lista con inteligencia e intención!
5.- Cuidado con los grupos y páginas a los que me suscribo, porque dicen mucho sobre mi perfil personal. Hay que procurar que estas afiliaciones no me perjudiquen, en ningún caso. Por ejemplo, evitar pertenecer a grupos del estilo de “Yo también tengo resaca los lunes por la mañana” o los que sean políticamente incorrectos. La regla sería, ante lo que me pueda perjudicar, TOLERANCIA CERO. Pero son bienvenidos los grupos relacionados con intereses personales.

Haz clic sobre la imagen si quieres verla con más detalle.

6.- Aunque mi objetivo único sea mostrar un perfil profesional o desarrollar un negocio, no debo limitar mis contenidos a este ámbito, porque eso “queda falso”. En realidad, la vida personal y la profesional son indisociables, lo único que tengo que hacer, es pensar y actuar de forma inteligente, incluyendo actividades, contenidos y opiniones de índole personal, que no afecten negativamente a mi imagen profesional, sino que la refuercen.
7.- Procurar que mis aportaciones sean siempre en positivo. Si algo no me gusta, lo ignoro y ya está. Pero no favorecen a mi perfil los comentarios negativos, reivindicativos o insultantes.

A tener muy en cuenta:
Entre otras ventajas, esta plataforma aporta: un alto nivel de indexación en Google, es decir, aparece en los primeros lugares de los resultados de búsqueda: si estoy en Facebook y me buscan por mi nombre, me encontrarán rápido.
Privacidad: la gran objeción. Facebook mejora sus opciones y niveles de privacidad, constantemente. Estas opciones son cien por cien configurables por el propio usuario. Eso si: ¡Debo estar al tanto de los cambios y utilizar las opciones en mi beneficio y según mis objetivos!







En breve... Las redes sociales profesionales.

No hay comentarios: