domingo, 15 de julio de 2012

Creatividad, centrarse en las propias fortalezas y gestionar bien la energía: claves para ser el diseñador de tu futuro.

El pasado miercoles se celebraba la clausura de actividades del departamento de Carreras Profesionales de ESADE Alumni con una conferencia de Pilar Jericó sobre la construcción del propio futuro personal y profesional. La creatividad, centrarse en las fortalezas y gestionar la energía son las claves para hacerlo, según esta doctora en Organización de Empresas, pionera en el análisis del talento.

Empezó Pilar su charla afirmando que "Lo que estamos viviendo es una erosión emocional sin precedentes", en mi opinión, una frase lapidaria que describe acertadamente la situación económica, profesional y vital que nos ha tocado afrontar. "La erosión sólo se produce sobre lo sólido y cuando uno se resiste a la pérdida. Mientras se mira hacia el pasado, sigue la erosión. Por eso, se erosiona la roca, pero no el junco. El gran desafío consiste en superar la erosión emocional, mirando hacia el futuro: se toma entonces conciencia de la dificultad decidiendo superarla.", continuó la ponente, que nos presentó la receta para superar la erosión:



1. Creatividad
La creatividad implica atreverse a experimentar y a explorar; jugar en lugar de juZgar y fomentar la conversación generativa de ideas. Y es que, segun esta doctora en organización de empresas, las mejores ideas no surgen a priori, se generan a través de las conversaciones y de gestionar correctamente la tensión que hay en las paradojas.

2. Poner foco en las propias fortalezas
Se ha demostrado que trabajar las fortalezas aumenta el rendimiento tres veces más que actuar sobre las areas de mejora de una persona. Entender y potenciar las propias fortalezas constituye una ventaja competitiva imprescindible para superar esa erosión emocional de la que hablábamos antes. Pilar Jericó recomienda reconocer y fomentar las propias fortalezas sin miedo y sin pudor (lo que contrasta con la idiosincrasia latina) y diseñar el propio futuro visualizando la situación objetivo. "No se trata de la Ley de la Atracción, sino de la Ley de la Atención" ha dicho Pilar "está demostrado que en el ámbito de los arqueros, visualizar durante diez minutos que la flecha da en la diana, tiene el mismo efecto que disparar cien flechas como entrenamiento."

3. Energía para alcanzar los objetivos
La energía no es infinita: cada día despertamos con una cuenta corriente de energía y podemos decidir en qué invertirla o gastarla. Hay que decidir bien. Pilar Jericó afirma que la carrera laboral de una persona se asemeja más a una sucesión de sprints que a un maratón; el buen sprinter es el que entiende los cambios de ritmo y se adapta. Hay que saber cuándo descansar y cuándo esforzarse al máximo, porque la vida es cíclica. En este sentido son cuatro los ejes que determinan el nivel de energía de una persona:




  1. Físico (cuerpo): por lo general, la parte más olvidada en el mundo de la empresa. Pero hay que cuidar este eje a través de la alimentación, el ejercicio, descanso... Porque si falla el cuerpo, falla el resto. La erosión emocional está dejando mucha enfermedad y agotamiento físico.
  2. Emocional: se trata de cultivar relaciones profundas y sólidas, crear espacios en los que cuidar a los verdaderos amigos y familiares. Son fuente de energía de calidad.
  3. Mental (pensamiento): se trata de lo que nos decimos a nosotros mismos, de lo que nos ayudamos y queremos. Como dijo Ericson: "Nunca es tarde para tener una infancia feliz"
  4. Propósito (valores): en la medida en la que nos enfoquemos hacia los valores positivos, los que surgen del interior y se dirigen hacia los otros, dispondremos de energía más potente.
Y a modo de conclusión, Pilar Jericó se ha referido al siguiente cuento budista.

Cuenta la leyenda que estaba el Maestro con un discípulo de paso por un humilde pueblo. Pararon en la casa de unos campesinos y pidieron algo de comer, la gente era tan pobre que les ofreció muy poco, solo un vaso de leche de la vaca que tenían y un trozo de pan. Comieron y continuaron con el viaje. Cuando llevaban andando unos cinco minutos, el Maestro le dice a su discípulo:
- Regresa a la casa y tira la vaca al abismo.
El discípulo no quería, pero obedeció al Maestro, él pensaba que la pobre gente no tenía la culpa de tener tan poco para ofrecer, vivió siempre con ese cargo de conciencia, a menudo recordaba lo sucedido y se lamentaba por ello.
Pasados unos años el Maestro falleció y, por esas cosas de la vida, el discípulo fue al mismo pueblo a trabajar, durante el viaje no dejaba de pensar en los campesinos: la imagen de la vaca cayendo por el abismo no se borraba de su mente, apenas llegó al pueblo se dirigió hacia la pequeña casa, pero no la encontró, en su lugar habia una hermosa mansión, vehículos último modelo y algunos empleados trabajado, se le hizo un nudo en la garganta, pero tomo impulso y llamó, pidió hablar con el dueño del lugar, salió un hombre que mientras llegaba hacia la puerta dió un par de ordenes a sus empleados y atendió el móvil para dar instrucciones a otra empleada en la capital. Entonces el discípulo le dijo:
- Yo buscaba información de los antiguos dueños de este terreno, ¿sabría usted que fue de ellos?
- Claro hombre -respondió el ocupado señor- Soy yo.
- No, me refiero a unos campesinos que solo tenían una vaca para vender su leche y vivir de eso.
- Le digo que soy yo, le contaré una historia. Eramos muy pobres y como usted dijo, solo vivíamos de lo que nos daba la vaca, un día la vaca se cayó por ese abismo, y entonces tuve que salir a buscar otras opciones y me encontré que trabajando y negociando pude conseguir lo que ahora soy y tengo. Siempre pienso que la vaca se debería haber caído antes- sonrío el hombre.
El discípulo estaba estupefacto y no dejaba de admirar a su Maestro aunque ya estuviera muerto, se dio cuenta y pudo entender, aprender y sobre todo perdonar.

MORALEJA / CONCLUSIÓN: ¿Cuándo piensas tirar tu vaca por el abismo? 

Documentacion post - evento  (acceso restringido apara socios de ESADE Alumni).

3 comentarios:

Amor Pujol dijo...

¡Felicidades Myriam por este excelente resumen! Y en particular por recoger la fábula.
Este verano hay que aprovechar para tirar por el abismo a cada una de nuestras vacas.

Unknown dijo...

Myriam, eres la mejor reporera de conferencias que conozco. Muchas gracias por compartir!!

Myriam Rius dijo...

¡Gracias a los dos!
:-)
Myriam