viernes, 8 de febrero de 2008

Quiche de puerros y setas

La quiche Lorraine es una tarta salada de origen francés. Se puede comer fría o caliente. Es un primer plato muy práctico y fácil de hacer, que de un día para otro está delicioso.
La receta que se incluye a continuación es "quiche de puerros y setas", pero se pueden elegir otros rellenos: jamón de York, salmón ahumado, bacon, calabacín y gambas, espinacas,... la única condición es que el relleno debe estar listo para comer en el momento de hacer la tarta, no se pueden utilizar los alimentos en crudo. El resto de ingredientes y su preparación, no varía sea cual sea el relleno utilizado.

Ingredientes:
- 4 huev0s
- 200ml. de crema de leche o nata para cocinar
- 100 gr. de queso rallado (Emmental)
- 1 masa de hojaldre (mejor si es redonda)
- 4 ó 5 puerros grandes
- 250 gr. de setas variadas (también se puede hacer con champiñones)
- mantequilla, aceite, pimienta blanca y sal

Hay que lavar muy bien los puerros y cortarlos en finas rodajas. En una sartén, se pone a calentar una cucharada de aceite y la misma cantidad de mantequilla. Cuando esté caliente, se añaden los puerros, sal y pimienta y se dejan hacer a fuego lento. Deben quedar bien hechos, pero sin que se tuesten. Cuando empiecen a dorarse, se añaden las setas, que habremos lavado bien y cortado en tiras.

Mientras tanto, se coloca la masa de hojaldre sobre una fuente de hornear redonda, de unos 35 cm de diámetro. (Hay que leer las instrucciones de preparación, pues cada marca tiene sus propias indicaciones.)
Cuando las verduras estén bien hechas, y sin dejar que cojan demasiado color, colocarlas sobre el hojaldre, cuidando que queden uniformemente repartidas.

Batir los huevos hasta que queden bien ligados. Añadir luego la crema de leche y batir de nuevo.


Cuando esté bien mezclado, se añade el queso rallado, batiéndolo todo otra vez. Verter esta mezcla sobre el relleno que se ha colocado por encima de la masa de hojaldre, cubriéndolo por completo.

No hay que precalentar el horno. Colocar la quiche en la bandeja central del horno a una temperatura de unos 220º durante 35-40 minutos o hasta que se doren ligeramente la superficie de la tarta y los bordes del hojaldre.

La quiche puede comerse recién hecha (caliente), tibia o fría. Incluso está muy buena de un día para otro. Un acompañamiento ideal para esta quiche es una ensalada de diferentes clases de lechugas, que se puede aderezar con una vinagreta suave. ¡Que aproveche!

1 comentario:

Anónimo dijo...

mmmm riquísimo...