lunes, 24 de marzo de 2008

Sopa de verduras

Las sopas -y los arroces- son mis platos favoritos. Así que conozco muchas y muy buenas recetas de sopas, que iré compartiendo poco a poco en este blog. La mayoría de ellas son de mi propia cosecha, y otras, hermosos regalos recibidos de la hospitalidad -y generosidad- de personas a las que recuerdo con gran cariño cada vez que las cocino. Es que..., cuando soy invitada a una casa en la que me ofrecen una sopa que me gusta, ¡siempre pido la receta!.

La que sigue a continuación es una receta que puede realizarse con cualquier tipo de verdura (calabacín, espárragos, tomate, brócoli, guisantes,...) y siempre queda muy buena. El secreto (el queso) me lo descubrió Irene Valkeniers, amiga de mi familia desde hace casi 40 años y persona muy querida por mí. Su receta original se prepara con calabacín. Las variaciones las he inventado yo, y todas han salido realmente interesantes. Lo que no puede faltar, sea cual sea la verdura dominante elegida es la cebolla, el tomate y el apio. Todo natural y en crudo.

Es un primer plato elegante y delicioso que se puede hacer a diario en invierno ya que es muy fácil y rápido de preparar y no cansa, porque se puede variar la verdura cada día. Pero también es un excelente entrante para los días que tenemos invitados. Y además, ¡es muy baja en calorías!

Permite muchos acompañamientos: tostones, crakers, huevo duro picado,...

Ingredientes para 4 personas:
- 500gr de la verdura elegida (calabacín, espárragos blancos o verdes, brócoli, tomate, guisantes, zanahorias,....)
- 2 ó 3 ramas de apio (con sus hojas)
- 1 cebolla
- 1 ó 2 tomates
- 1 pastilla de caldo concentrado (de ave, de cocido o de jamón)
- 1 quesito (normal o uno de esos quesos individuales fundidos "con hierbas")
- sal y pimienta

Prepararla es muy fácil.

Se lavan bien todas las verduras y se cortan en trozos para facilitar su cocción y su disposición en la cazuela. Se cubren con agua (lo justo para que todas las verduras queden totalmente sumergidas). Se añade una cucharadita de sal y la pastilla de caldo concentrado previamente desmenuzada.

Cuando empiece a hervir, bajar el fuego y dejar a fuego lento durante 25-30 minutos o hasta que las verduras estén bien tiernas.

Añadir el queso y triturar con el turmix hasta que la textura sea uniforme y fina. Si se considera necesario, pasar por el colador chino para eliminar cualquier tropezón que hubiera quedado, pero por lo general, no es necesario.

Añadir un poco de pimienta y corregir de sal si fuera necesario.

Ya está lista para servir.


No hay comentarios: