martes, 3 de noviembre de 2009

La particular visión Mística de Oriente de Jagdish Thackersey

La semana que viene se inaugura en Barcelona Design Gallery una exposición fotográfica de Jagdish Thackersey que, bajo el título "Mística de Oriente" incluye 20 fotografías en blanco y negro sobre la espiritualidad, la naturaleza exótica y la arquitectura de países como La India y Bali.

Conocí a este industrial téxtil de Bombay hace varios meses, cuando visitó Barcelona para localizar una galería en la que organizar su primera exposición fotográfica en solitario. Eligió esta ciudad, porque "Barcelona es una ciudad magnífica y fascinante, habitada por gente tolerante que aprecia el arte y la cultura".
Jagdish es un hombre inteligente, callado y amable con el que resulta muy fácil conectar desde el primer momento. No pudo elegir su profesión, pues tras recibir una educación tradicional y rigurosa, hubo de dedicarse al negocio familiar de fabricación de telas. Un negocio exitoso fundado en 1857 por su antecesor Seth Thackersey.
Sin embargo, durante los últimos 45 años, Jagdish ha sabido compaginar sus obligaciones como empresario con su afición a la fotografía. En este tiempo, ha reunido una colección de más de 10.000 imágenes, en su mayor parte dedicadas a inmortalizar los paisajes y la arquitectura histórica de los países que ha visitado, así como a sus familiares y amigos. Y es que la naturaleza exótica, los ritos religiosos, los retratos y la arquitectura son sus temas preferidos para fotografiar.
Ahora que la nueva generación de Thackerseys empieza a hacerse con las riendas del negocio familiar, Jagdish dispone de más tiempo para dedicar a la fotografía y su primer proyecto ha sido un trabajo de recuperación y transformación de algunas de sus imágenes, aquellas que tenían un denominador común: mostrar la espiritualidad de su cultura oriental.
Pero las imágenes que propone Jagdish no pretenden ser una mera representación de la realidad de Oriente, sino más bien una subjetiva interpretación psicológica de su espiritualidad. Por eso, las fotografías originales han sufrido una transformación digital para convertirse en sugerentes imágenes en blanco y negro. El contraste entre estos dos colores, simboliza la lucha entre el bien y el mal, entre el Ying y el Yang, entre dos fuerzas opuestas, pero al mismo tiempo, complementarias.
He tenido oportunidad de disfrutar de sus imágenes y me parecen bellísimas. Tienen algo especial que transporta el espíritu a otras dimensiones.

Por eso, si estás en Barcelona del 12 de noviembre de 2009 al 31 de marzo de 2010, te recomiendo que no te pierdas esta exposición, que se puede visitar de lunes a sábado en Barcelona Design Gallery.

La entrada es gratuita.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tuve la suerte de asistir a la inauguración, fue una fiesta mágica.
En cuanto a las fotografías, son realmente espectaculares. Su gran tamaño y el hecho de estar impresas en aluminio, les confiere un algo muy especial.
Recomiendo MUCHO visitar esta exposición.