miércoles, 7 de julio de 2010

Redes sociales y perfil digital II: Redes profesionales

(viene de "¿Buscas trabajo? ¿Sólo quieres tener visibilidad profesional? Internet te puede ayudar... ¡Y mucho!" )

Si Facebook es la red social por excelencia, podría decirse que Linkedin es la red PROFESIONAL por excelencia. Nació en Estados Unidos y se ha ido expandiendo, preferentemente, a los mercados afines, por eso goza de gran penetración en Reino Unido y en Asia. Estas son algunas cifras que muestran su relevancia:
• Ocupa el 36º lugar en el ranking de los sitios web más visitados en España… ¡justo por debajo de Infojobs!
• Cuenta con 60 millones de usuarios en el mundo y más de 500.000 en España. Su crecimiento es constante.
Fuente: Alexa, the web information company (mayo 2010)


Pero también existen otras redes profesionales que gozan de buena popularidad en España:



Esta red social profesional ocupa el lugar 258 en el ranking de webs más visitadas en España.
Tiene un total de 9,2 millones de usuarios, de los que 1,2 millones están en nuestro país.
Es una empresa de origen alemán y tiene tanto peso en España porque Xing adquirió una red española llamada Neurona que ya acumulaba muchos usuarios. De hecho en aquella época era la principal red social aquí.



Es de origen francés y la más importante red profesional en Francia y otros países francófonos. Si uno habla francés, y desea identificar oportunidades profesionales en países y empresas francófonas, no es mala idea estar aquí.
Actualmente Viadeo tiene 30 millones de usuarios y ocupa el puesto 1418 del ranking de webs más visitadas en España. Su política de crecimiento es muy clara: la adquisición de redes profesionales locales.


Recomendaciones a tener en cuenta a la hora de completar el perfil en una red profesional:

Foto: ¡SI! Es una cuestión importante, no sólo porque genera confianza, sino porque la estadística demuestra que los perfiles que incluyen fotografía son más visitados que los que no. Eso si, elegir una foto de carácter profesional y que nos favorezca. En este sentido, de nuevo suscribo y recomiendo el post de Arancha Ruiz al respecto.

Historial profesional: La recomendación sería incluir la información más relevante. Sólo la justa y suficiente para transmitir las características de mi perfil y despertar interés con el objetivo fomentar una entrevista personal, pero no mucha más. Desde luego, no se trata de contar con todo lujo de detalles mi trayectoria laboral. El contenido debe adecuarse al máximo al objetivo profesional, tanto si se trata de conseguir un nuevo trabajo, como un cliente o contactar con otros profesionales con los que se comparten intereses o proyectos.

Contactos. No sólo la foto y el historial profesional hablan del perfil, también lo hacen los contactos asociados a mi persona. Es un aspecto extremadamente importante, al que muchas veces no prestamos la atención suficiente. Estos son algunos de los aspectos en los que influyen directamente la cantidad y calidad de mis contactos.
  1. Reputación y credibilidad: La relevancia de mis contactos prestigia mi reputación profesional, además, el hecho de tener contactos en todas las organizaciones con las que he colaborado en el pasado contribuye a confirmar mi trayectoria laboral y presupone mi buena relación con esas empresas. También el hecho de incluir entre mis contactos a clientes y proveedores.
  2. Información y referencias: alguien que no me conozca pero sí a alguno de mis contactos, puede solicitar a través de esta vía información o referencias sobre mi persona. Lo mismo puedo hacer yo, utilizando a mis propios conocidos, para averiguar información directa sobre personas de mi interés. Por eso, es importante que entre mis contacto sólo se incluyan personas que me conocen realmente y que vayan a ofrecer buenas referencias sobre mí.
  3. Tamaño de mi red: cuantos más contactos tenga asociados a mi perfil, mayor será el tamaño de mi red, es decir mayor será el número de usuarios a cuya información tendré acceso. Así se incrementa el valor de mi red. Pero ¡cuidado! no hay que sacrificar calidad por cantidad, y por "calidad" me refiero a la relevancia profesional de mis contactos y a su capacidad de ofrecer información (y referencias) positivas sobre mí.
• Referencias. Es bueno que personas con las que haya colaborado en el plano profesional hablen bien de mí. Pero cuidado con dar la sensación de que todo está preparado y la información no es auténtica. Creo interesante referir aquí un artículo que me ha llegado recientemente y que incluye diversas recomendaciones a la hora de escribir referencias para otras personas. Está en inglés y se titula Can a recomendation turn against the person you Recommend?. Me parece especialmente interesante el comentario de un lector, que recuerda lo negativas que pueden ser las referencias cruzadas. Es decir, yo te recomiendo y tú me recomiendas. Hay que evitarlas y sustituirlas -en todo caso- por las recomendaciones "en triángulo": es decir, "A" recomienda a "B" que recomienda a "C" que recomienda a "A".

Aplicaciones complementarias. Casi todas las redes sociales profesionales ofrecen numerosas aplicaciones a sus usuarios. Por ejemplo para compartir archivos muy pesados, realizar encuestas o actualizar contenidos en otras redes de forma automática. Puede resultar muy útil e interesante dedicar algún tiempo a revisar qué aplicaciones están disponibles y utilizar las que mejor se adapten a las propias necesidades.

Grupos: cuando entro a formar parte de un grupo, no sólo me “adorno” con etiquetas y palabras clave por las que ser encontrado, también genero un gran número de contactos indirectos, es decir, amplio mi red. Por eso, hay que procurar estar, al menos, en dos tipos de grupos. Por una parte los pertenecientes a sectores y disciplinas de mi interés, y por otra, a aquellos que frecuentan los distintos públicos objetivos que me he marcado: clientes, seleccionadores, colegas…

• Algunas redes sociales profesionales, como es el caso de Linkedin, permiten a sus usuarios mantener perfiles en distintos idiomas. ¡Muy recomendable si uno es políglota dado el carácter internacional de la mayoría de estas plataformas…!

Es importante recordar que el perfil en todas las redes sociales es un elemento dinámico, que puedo (y debo) ir enriqueciendo con el paso del tiempo: actualizando la información y adaptando los contenidos a los nuevos objetivos profesionales.



Otros artículos relacionados en este blog:
1. ¿Buscas trabajo? ¿Sólo quieres visibilidad profesional? Internet puede ayudarte... ¡y mucho!
2. Redes sociales y perfil digital I: Facebook
3. Un blog personal. ¿Si o no?

No hay comentarios: