lunes, 25 de octubre de 2010

Un blog personal. ¿Si o no?

(Viene de "¿Buscas trabajo? ¿Sólo quieres tener visibilidad profesional? Internet te puede ayudar... ¡Y mucho!" )

No todos los profesionales “necesitan” tener un blog. Definitivamente, NO. Mantener un blog no es algo necesario, es una opción personal. Eso si, bien utilizada y planteada, una bitácora personal, sin duda potencia positivamente el perfil digital: porque es un canal ideal para mostrar conocimientos y experiencia. Para que esto sea así, el tema tratado, debe estar directamente relacionado con el objetivo profesional, es decir, con la meta que quiero alcanzar o con los conocimientos que deseo demostrar.

Generar contenido profesional asociado con mi nombre (mi marca personal) también contribuye a mejorar y potenciar mi posicionamiento y visibilidad en buscadores. Este es un aspecto que no debe despreciarse al considerar la posibilidad de crear y alimentar de contenido el propio blog.

Aunque claro... no todo es un camino de rosas: son muchas las objecciones que uno encuentra para iniciar un blog. Tras cada objección, unos argumentos a favor...

No sé qué decir. Puedo dedicarme entonces a hacer comentarios o crónicas de asuntos de actualidad relacionados con mi objetivo profesional. Demuestro de esta forma estar al día y tener una opinión interesante.

No sé escribir. Si este es tu caso, utiliza entonces otros soportes comunicativos como las diapositivas (slideshare) o los videos.

El diseño no es lo mío. Este si que NO debería ser un problema, pues existen diversas plataformas con diseños pre-establecidos. Hay mucha variedad donde elegir y se pueden personalizar pequeños detalles (como por ejemplo los colores, el tipo y tamaño de la letra…) ¡No hace falta ser diseñador para tener un blog!

Se necesita mucho tiempo. Este es un mito de los blogs… Una vez creado y estructurado el sitio web, alimentarlo con un post cada semana o cada quince días no ocupa demasiado tiempo. ¡Es cuestión de organizarse para hacerlo!

Como digo, tener un blog, no es algo obligatorio y no todos los objetivos profesionales se ven favorecidos por mantener una bitácora. Lo que sí es cierto es que es uno de los mejores canales para demostrar que se es: activo, profesional y experto.

La primera decisión, entonces es si quiero y me interesa tener un blog. En caso de decidir que SI:

1. Hay que poner mucho cuidado al elegir el nombre del blog, ya que esta variable tendrá gran peso en los resultados indexados de los distintos buscadores. Si lo que quiero es potenciar mi “marca personal”, lo mejor es utilizar mi propio nombre como título de la bitácora, y en todo caso, añadir un subtítulo relacionado con el contenido. Por ejemplo, éste mi blog, que se llama “Myriam Rius” (lo cual refuerza de manera importante el posicionamiento de mi propia marca en los buscadores) y luego el subtítulo “Comunicación 2.0, Marketing y Marca personal. Reflexiones, recetas y más cosas.” que da pistas sobre lo que aquí se puede encontrar.

2. Otro aspecto importante es elegir la plataforma a utilizar y las prestaciones que cada una de ellas ofrece: imagen visual, facilidad de uso, herramientas de ordenación y seguimiento… Es una cuestión de gustos y objetivos. Hay dos servidores de blogs que destacan sobre el resto: Blogger y Wordpress. Ambas, totalmente gratuitas y con interesantes prestaciones.

3. Los posts (artículos) deben ser cortos. Es mejor una serie de distintos artículos relacionaddos, que un solo texto demasiado largo. Justo lo que he hecho con este post sobre el blog personal... que forma parte de una serie que se enmarca dentro del artículo principal publicado hace ya unos meses "¿Buscas trabajo? ¿Sólo quieres tener visibilidad profesional? Internet te puede ayudar... ¡Y mucho!"

Entonces qué... ¿te animas con tu propio blog?

No hay comentarios: